Así es Pixel, un movil que desafia a los mas grandes

El móvil modelo de la compañía del buscador destaca por su cámara y diseño

Google ha dado un paso de gigante con Pixel. Un auténtico mata-iPhone. No lo ha conseguido a la primera, ni a la segunda, sino que ha tardado, para, por fin, hacer de principio a fin un teléfono acorde con la gama más alta del sistema operativo más usado en el mundo. Esta pensado de para sacar lo mejor de Android Nougat. Tiene la potencia de los últimos componentes -procesador de Qualcomm al frente- y un acabado fuera lo normal.

Aunque está fabricado por HTC no se percibe en ningún momento. De hecho, no se adivina la marca. Solo la parte trasera presenta una G como único emblema. Está debajo de uno de sus aciertos, el lector de huellas. Está situado de modo que el dedo índice cae sobre el sensor al tomarlo por los lados. Así se desbloquea nada más sacarlo del bolsillo. Los anteriores Nexus ya contaban con este sistema y ahora es todavía más rápido.

Google no ha querido entrar en la guerra de los megapíxeles. La dará por superada y apuesta por 12, pero sí en la del sensor, extremadamente luminoso. El resultado sorprende por su capacidad para jugar con el color, adivinar el tipo de escena y disparar en ráfaga sin demora de manera indefinida.

El estabilizador, combinación de mecánico y óptico, ofrece excelentes fotografías y vídeos, en movimiento o con poca luz. Además de esta solución, han añadido una capa de software que hace una predicción de movimiento para que apenas se perciba oscilación en el vídeo.

Frontal de Google Pixel
Frontal de Google Pixel FABIÁN OLOARTE – PLATZI.

Pixel se ofrece en dos tamaños, con pantalla de cinco y de cinco pulgadas y media. También con dos capacidades, de 32 y de 128 gigas de memoria interna. El resto es similar. Al contrario de lo que sucede con el iPhone, la cámara, potencial y demás detalles son similares. El precio comienza en 649 dólares libre, y se puede pagar a plazos si se opta por adquirirlo a través de Verizon, la única operadora del país que lo ofrecerá. La teleco pretende paliar así el fiasco del Note 7, vendiendo el Android más esperado del año, mientras que Google quiere asegurarse un canal de venta y distribución más allá de su tienda online y su todavía minoritaria operadora Fi.

La batería, durante el día de prueba, aguantó con un 30% restante al final de la jornada laboral. Aunque es suficiente, Google incluye un cargador rápido para ayudar en el punto más flaco de los móviles. Usa la clavija de nueva generación, cada vez más popular, USB C, pero todavía lejos de ser mayoritaria.

En la puesta a punto llama la atención que ofrece mudanza de datos, permite configurar el móvil como uno nuevo o tomar los datos de otro Android o un iPhone, ya sea a través de ła nube o con un cable que ellos mismos añaden. Quieren que el paso de un teléfono a otro sea lo más sencillo posible.

Trasera con G de Google y sensor de huellas.
Trasera con G de Google y sensor de huellas. FABIÁN OLOARTE – PLATZI.

Pixel presenta un almacenamiento 32 gigas o 128, sin posibilidad de ampliarlo con tarjeta adicional. El móvil es un aparato cerrado. No se puede quitar tampoco la batería. Google ha resuelto esta limitación con la opción de guardar en la nube fotos y vídeos de alta calidad gratis.

Allo, el asistente virtual de voz y texto, funciona muy parecido a Siri y tiene el mismo problema, le falla el contexto. Responde la primera pregunta, pero le cuesta acertar con la siguiente si tiene que ver con la anterior, si se plantea como algo fluido, en lugar de una nueva petición.

En el envoltorio del móvil venía un anuncio: “Próximamente en español”. Es una buena y una mala noticia. No sabe español, pero se está preparando. Ahora mismo, si se hablar en castellano dice no entenderlo o, con algunas palabras, lo traduce el inglés de manera automática. ¿Significa que será capaz de mantener conversación en otro idioma? Seguramente antes de lo esperado, pero no quieren hacerlo con errores.

El estabilizador, combinación de mecánico y óptico, ofrece excelentes fotografías y vídeos, en movimiento o con poca luz

La sensación que deja el asistente es de frialdad. No es de extrañar que Google haya contratado a humoristas para mejorar los giros de lenguaje y contestaciones para cuando salga Home al mercado, su versión de la inteligencia artificial integrada en el hogar. Se supone que de aquí a final de año todas łas novedades mostradas el 4 de octubre se podrán comprar en Estados Unidos. Del resto del mundo no hay fechas concretas. Tampoco para Pixel.

Entre lo mejorable, que también lo hay, están precio y diseño, sobre todo, pero también un el asistente. Sundar Pichai apareció en el escenario con un lema que repitió de manera sucesiva, Google ya no es una empresa que pone el móvil por delante, sino la inteligencia artificial. Esa es su prioridad. Por eso Pixel pone al asistente en el botón principal. Si se deja pulsado, comienza la conversación, igual que con Siri.

Queda, además, otra duda: ¿qué pasa si los humanos no queremos hablar con máquinas? ¿Si resulta que es pesado hablar con una interfaz? Muchos consideran posible hacerlo en soledad, pero apetece menos si se está acompañado. ¿O si se tienen problemas para hablar? Es cierto que todo se puede hacer, por ahora, a través del menú de aplicaciones, como cerrar una cita o reservar un restaurante, pero también lo es que el plan de Google pasa por conocer mejor el uso que se da para, paulatinamente, adaptar la interfaz clásica a una modalidad que combine voz y teclado. Quizá también se tengan en cuenta gestos en una fase siguiente. Esto significa que, si la adopción de esta modalidad de interacción entre humanos y máquinas es rápida y positiva, pronto cambien las interfaces y pongan más peso en gestos y órdenes de voz.

No, Pixel, no es un teléfono más, es el Caballo de Troya de Google para entender cómo quieren que sea la computación del futuro. Con hardware excelente, pero sin sabor propio. Pagar 649 dólares por algo que, a primera vista, parece un iPhone no es demasiado atractivo. Es muy probable que se convierta en un móvil de culto para los fanáticos de Google. Sin duda, marca un hito. Pero no será un súper ventas. Lo que está claro es que sienta las bases para las próximas generaciones de Android, servirá de inspiración para que otros fabricantes sigan su estela. Es muy probable que la gama alta de 2017 tome ideas del Pixel.

Fuente: tecnologia.elpais.com

Pixel, luchara por derrocar a Iphone y Samsung
Etiquetado en: